lunes, 21 de septiembre de 2009

Aquellos eran otros tiempos

Bendita la inocencia de las gentes de los sesenta... Benditas las cabezas de esos guionistas que escribían estas cosas... Benditas las monjas, los niños en carrito, la banda de música, la chica de la escalera, la gorda de la taberna... Benditos todos, porque conseguir una escena así, es muy difícil, sobre todo cuando la serie NO ES UNA COMEDIA: (espectacular todo él, en especial desde el 1:30, que es ya...)



Preguntas:

- ¿Qué pasaba ese día en el muelle que había tanto meneo?
- ¿Qué se fuma en la taberna para que haya tanto humo?
- ¿A que sabrá lo que se están comiendo las dos señoras del bar para que no lo suelten ni por salvar su vida?
- ¿Por qué corre en dirección contraria a las monjas, en lugar de dirigirse hacia ellas?
- ¿No había en el almacén de atrezzo unos patos que no dieran tanto el cante? Vamos, Batman, tírasela a ellos... son de madera!

Un ejercicio de concentración: ¿cuántas vueltas dan al muelle los tres de la banda, las monjas y la chica con el carrito?

Y una frase para la historia: "Hay días en los que no sabe uno cómo deshacerse de una bomba" Batman, 1966.

Un clásico. KAPOW!

2 Criaturas se han pronunciado al respecto:

DanielSan dijo...

Holy Shit!!

A Robin le sorprende que Batman no mate a los borrachos, pero cuatro patos de madera sí merecen el riesgo de volar en mil pedazos. Hay un par de héroes que debería revisar sus prioridades.

Brutal!

Istebe dijo...

"Puede que sean borrachos pero también son seres humanos" jajajaja. Pues aquí hay unos cuantos que según Robin ya estaríamos bajo tierra.
¿Nadie les dijo a Batman y Robin que con esas canillas el traje les queda fatal? ¿Para qué hace salir a todo el mundo del bar si el también sale? ¿Corre en zig zag para tardar más en llegar?
Y lo más intrigante de todo: ¿De donde coño viene Robin? ¿Acaso estaba debajo de la mesa de las dos señoras del bar y por eso ellas no se levantaron?