miércoles, 2 de julio de 2008

Muda... muda... mudanza.

Málaga, 2 de Julio de 2008. Siete de la tarde. Hace calor. En la calle, unos niños (¿por qué no hay colegio en verano?) disfrutan de la energía y la inocencia propias de la infancia (mierda ya, ¿dónde habrán robao el juguete ese que tienen que parece una chicharra dando por saco?). Unos operarios de la construcción, desde un segundo piso en obras, entre trago y trago de agua (-rdiente), debaten sobre lo divino y lo humano ("¡Chiquillaaaaaa, notágüenanináaaaaaa, si dijera en voz alta lo que estoy pensando iba al infierno de cabeeeesaaaaa!" "Noveah, sabeh... si estuviera aquí mi parienta me cortaba la pisha, primo").

A la sombra, protegíendose de los implacables rayos del sol, dos señores, hedonistas practicantes, debaten sobre la felicidad... ¿es la ataraxia nuestra meta?... se preguntan (al tiempo que terminan de meterse el pico que acaban de comprar a medias y reparten el bocadillo de choped que han pillao en lo de la Pepi). "Yo creo firmemente que es necesario cubrir las necesidades primarias antes de plantearse cualquier cuestión espiritual, llamadme racional, llamadme pragmático..." apostilla un tercer caballero "...Sin embargo he de reconocer que para mí el arte forma parte de esas necesidades básicas, el cubismo, el expresionismo... Precisamente ahora ando metido en una nueva obra..." (dice mientras se sacude el pene tras haber meao en la obra de al lado y señala orgulloso la pared regada de pis).

Camino de vuelta a casa tras haber fracasado en la búsqueda del continente definitivo (la del estanco, el del súper y las de los veinte duros no tenían cajas vacías que prestarme). ¿Dónde descansarán mis preciadas pertenencias entonces? Siento que mi alma se encuentra perdida, que se juntan la noche y el día... (calla, Amaral, ahora no).

Tengo 27 años (...) y hasta ahora he sido ciudadana del mundo (esta será la novena mudanza que hago). Mis últimos nueve años han transcurrido felizmente en la hermosa, cuidada y acogedora ciudad de Málaga, pero ahora he de partir, son muchas las fronteras que cruzar, lugares que conocer, mi espíritu ansioso de nuevas experiencias me insta al cambio (el hecho de que me haya cumplido el contrato del piso y que no sea posible quedarme en verano puede que hayan tenido algo que ver también). Busco la protección del hogar paterno, los cuidados y mimos de una madre cariñosa, el frescor de una casa bien construída, con pilares sólidos (como la casa de mis padres no hay nada en el mundo, sobre todo ahora que no puedo permitirme nada más). La siguiente meta: el desarrollo personal a través de la proyección profesional (currar hay que currar...). Altas son las probabilidades de que esta evolución se produzca en mi ciudad natal, Lucena, lugar de cultura, olivos (fábricas de muebles, 46 grados durante el verano, seseo modo extreme...).

Mientras intento hacer tetris con las cosas para no tener que dar dos viajes pienso en los momentos vividos en este, mi antiguo piso... Vivencias que marcan el espíritu, que forjan el alma y hacen leyenda (insectos sin catalogar, humedades que se ríen de las caras de Belmez, noches de series y manglers, conversaciones en las que no se criticaba a nadie, sino que se hablaba de las cosas, como decía mi bisabuela...). Citando a los filósofos contemporáneos de la escuela de Nike, es la hora: "paso al siguiente nivel".



No sé qué va a ser de mí a corto plazo, pero no me preocupa, invertí en capital humano... y en eso creo que aún no hay crisis. Si hay suerte, queridos niños, podré seguir disfrutando de las calles, bares, yonkis, kinkis sin camiseta, etc. de esta ciudad, muchos, muchos días... Y es que yo no sé qué tiene Málaga, hijo, que engancha. Mi corazón se queda aquí (es que da mucho calor... :D)

(Nota mental: no es bueno dejar la mudanza para última hora, la aspiración prolongada de polvo, más los golpes emocionales al ver objetos olvidados, más el calor que da doblar el nórdico en Julio producen esto... SE ME VA LA CABEZA, MAMAAAAAAAA).





Coplilla de fondo... D. Nacho que acompaña mucho...


7 Criaturas se han pronunciado al respecto:

Nébula dijo...

Vaya, parece que estamos en las mismas... Yo también me mudo, pero al mismo infierno: Sevilla en verano. Cambio la sierra granadina en el horizonte por... la nada en el horizonte. Faltan unas dos semanas y tengo que empaquetar un montón de cosas... Creo que debería empezar a estresarme un poquillo.

Suerte, niña!

Psicologa Solteeera... dijo...

Estresarse no conduce a nada... pero dejarlo para el final negando, mientras, el problema, como he hecho yo... tampoco. :D

Ufff, que veranito más bueno vamos a pasar! Nos quedaremos modelo sílfide anémica unisex con el calor! Mucha suerte y paciencia con la mudanza, oiga. ;)

Alexander Glass dijo...

Animo con la mudanza. Siempre es una experiencia edificante y uno comprueba hasta que punto tiene amigos (todos los que NO te ayudan ya los puedes tachar de la lista). El año pasado me toco chuparme tres y mientras bajaba los muebles de mi antigua casa sin ascensor a mi nueva casa sin ascensor sentía empatía con los esclavos del Antiguo Egipto transportando grandes bloques de piedra a la largo del desierto. Esto es como la Mili: curte el carácter. Chao!

Psicologa Solteeera... dijo...

Ya tengo listas todas las cosas... y el carácter, el carácter lo tengo de cuero ya. jejeje

Sr. Calavera dijo...

Plvida usted mencionar la silla gigante...

Suerte alpargata!

Vengo gatuno, vengo gatuno dijo...

Si es que Málaga tiene un algo que engancha,
a mi me pasa igual. Habrá ciudades más bonitas,
con más cosas que hacer y ver, etc. pero yo
me quedo con Málaga. Tu no te preocupes que
pronto estarás de vuelta, las astromegatrices siempre
vuelven a donde pertenecen. Me voy a la guerra de
buscar trabajo ¿a la competición?, No, a la guerra.

Amor

P.D.: Date protección del 60 allí en Archidona que los rayos positrónicos vienen muy fuertes este año.

Psicologa Solteeera... dijo...

Vengo Gatuno: Has dicho a competición? Jaaaaajajaja