lunes, 19 de mayo de 2008

¿Discriminación positiva? ¿Morro?

Andaba yo feliz de la vida el otro día, en mi coche, cargada de maletas, dispuesta a pasar unos días en casa de mis padres cuando la alarma de "noapurestantolareserva" empezó a sonar.

En condiciones normales suelo pararme en la gasolinera, darle al botón de apertura del depósito (que está al lado del sillón del conductor), bajarme del coche, pagar, y finalmente echar la gasolina... ¿Por qué? Porque sí, ese es mi sistema.

Pero aquel día... en una gasolinera de las afueras de Málaga... le doy al botón... me bajo del coche... un señor me pregunta que cuánto quiero poner... 40 euros, le digo (jodida, porque no me gusta que me echen la gasolina, prefiero hacerlo yo)... me dirijo a la caja, metiendo el brazo en el bolso hasta el codo, buscando la cartera... y... no está... En un movimiento rápido, casi de reflejo ninja, me giro... ¿Ha echado ya la gasolinaaaaaaaaaaaaaaaaaa? (Véase a cámara muy lenta para apreciar mejor el detalle, sobre todo la expresión facial de la protagonista). "Sí, ya llevo casi los cuarenta euros" me dice el individuo... NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!

Busco y rebusco en ese bolso que a cada segundo que pasa se hace más y más grande, y no encuentro la cartera... NO PUEDE SER, TIENE QUE ESTAR AQUÍ... Me transformo en Mary Poppins y empiezo a sacar sobre el capó de mi coche las cosas grandes de dentro del bolso, negando la evidencia: no está, no estaba, y no iba a estar. Me transformo en niña mona y con ojos de dibu y goterón en la frente le digo al amable señor que no llevo ni dinero ni tarjerta...

El señor me mira divertido, cuelga la manguera (de gasolina) y me dice que a ver qué hacemos entonces...

- ¿Se puede pagar con una transferencia? -Le pregunto, sin mucha fe.
- No. Llama a alguien y que te traiga el dinero... ¿Tú dónde vives?
- Yo es que vivo lejos, en el centro...
- Pfffff, es que son las doce y cerramos a las dos...
- A ver, voy a intentar algo...

Viernes a las doce de la mañana... ¿Quién coño va a poder venir a traerme cuarenta euros? Se me enciende la lucecita... Me alejo de la gasolinera (mi coche sigue parado delante del surtidor, con la suerte de que es una gasolinera grande y hay surtidores de sobra, lo que evita el atasco) y saco el móvil. Unos conocidos de mi padre tienen un negocio relativamente cerca de la gasolinera donde estaba atrapada... así que pidiendo favor tras favor, consigo que accedan a dejarme el dinero... Se plantea entonces la duda: ¿Cómo le digo al tío este que me voy a recoger el dinero, pero que de verdad que voy a volver a pagarle? Morro mode on:

- Verá, conozco a una gente aquí al lado que me pueden dejar el dinero... pero tengo que ir a por él, ellos no pueden traérmelo... ¿Cómo lo hago? ¿Qué le parece si en garantía le dejo este pedazo de portátil que llevo en el coche, valorado en más de mil euros? - Y sonrío. Ahora sé cómo se sentían Joaquín Prats o Mayra Gómez Kemp.
- Venga, anda, dámelo.

Saco el portátil del coche, y con lágrimas en los ojos veo cómo se lo lleva al interior de la tienda...
- Tenga cuidado con él, que es muy delicado...

Voy a por el dinero, pasando toda la vergüenza del planeta, vuelvo a la gasolinera, y pago, pasando toda la vergüenza del planeta.. sobre todo en la parte en la que el hombre que me atendió grita desde la calle:

- Nena, ya está aquí la del portátil. - Y se parten el culo, él, y los dos conductores a los que atendía en ese momento.

Con poca dignidad digo que sí cuando una chica muerta de risa me pregunta si soy yo la que ha dejado en prenda el portátil... lo cojo y procedo a huir del lugar...

MORALEJA: ser niña mola. Pero da coraje que mole... Estoy segura que si hubiera sido un tío no habrían sido tan amables, y aún estaría allí atrapada... :D

9 Criaturas se han pronunciado al respecto:

Robe dijo...

Mucha niña mona... pero ninguna sola. Mamen, esto sólo deja claro que tus recursos son ¡ilimitados! Anda que no te lo habrás pasado bien contando la anécdota...

Psicologa Solteeera... dijo...

Jejeje, la verdad es que sí... Son los clásicos Mamen de ayer y hoy! Jajaja

Mordisquitos dijo...

Lo bueno de ser tío es que el escanciador no me habría echado gasolina hasta que no le hubiera pagado :)

Jas, ché documentación! dijo...

No se yo, 40 lauren vs un portátil... Si me llegas a decir que te fuiste en plan el Lute de aplaudiría. Yo creo que a un tío que deja un pórtatil en las mismas condiciones que tu, también lo hubieran dejado.

A mi entender fueron honrados, pues si uno de los gasolineros le da por poner los 40 euros de su bolsillo en la caja, que hubieran adquirido? Si señores! Un portátil por 40 Lauren!!

La moraleja del cuento es: "siempre hay alguien más Molón y Sinvergüenza" Otra vez piense en ello antes de pensar el lo "chica y mona" que puede llegar a ser...

Psicologa Solteeera... dijo...

Mordisquitos... acabo de imaginarme al gasolinero de puntillas sobre un sólo pie, escanciando la gasolina... Grandísimo!

Jas, mehecompraounadosaoenelladooscuro, existe gente de buena voluntad... y también estamos los inocentes de espíritu... Sabía que no me lo iban a robar (o eso creo, jijiji).

PD: "chica y mona"... bla bla bla Grrrrr, no era un momento de automole!!!!

Sr. Calavera dijo...

Discrepo, a mi me pasó casi lo mismo en una gasolinera, no soy mujer y en el mismo caso que tú, me ofrecí a dejar el dni mientras iba a pagar, me dijeron que no hacía falta, volví y pagué. Buen rollo hermanos, aqui todos semos curritos.

Ahora, si hablamos de quien entra gratis a los bares, a quien invitan más y quienes reciben mas 2x1...

Un saludo!

Psicologa Solteeera... dijo...

Soy una pringá, ya está claro...

aLi dijo...

Hola!
Saliendo de las sombras...

Cuándo he leido esta entrada no he podido sentirme identificada, eso mismo me pasó hace un mes o así. Menos mal que cerca de la gasolinera trabajan unos amigos y me dejaron 5 eurillos pa poder apagar el pilotillo de la reserva y poder llegar a casa...

Talueee!

Psicologa Solteeera... dijo...

Jey, ALI! Bienvenida a la luuuuuusss!

;)

Qué corte da, y que bien se pasa contándolo luego! jajaja