miércoles, 22 de agosto de 2007

Confieso que he "vivido"

Hace muchos años, un buen amigo me contó una historia grande, que paso a relatar, con licencias, claro:

El moro que quería "vivir".

Unos cuantos amigos pasaban la tarde tranquilamente en un banco de un parque cualquiera de Madrid. Andaban entretenidos con sus charlas trascendentales (mira las tetas de aquella, el culo de la otra, el Madrid no gana, esas cosas...), con sus porros y sus litros cuando un tipo (de aspecto moruno) se acercó a ellos:

- Hola, hola. Quiero vivir!!!!! Quiero vivir!!!!

Perplejos por lo profundo de la manifestación del muchacho, no fueron capaces de contestar. Se limitaron a observar el desarrollo de la escena, sujetando sus litros de calimocho y aspirando el humo rico rico de sus cigarros.

- ¡Quiero vivir, viviiiiir! -el tono de voz era esta vez ligeramente más alto, e iba acompañado de movimientos rápidos: los brazos al cielo y luego al suelo, las manos abiertas, y el rostro con una expresión de súplica.

- Bueno, chico, pues vive, vive, eso es lo que todos hacemos -se atrevió a decir uno de ellos-.

- Si, siiii, quiero vivir como vosotros: quiero "vivir sirvisa, vino, güisqui...", quiero "vivir", dame de "vivir".

Si, queridos niños, el muchacho quería beber. Y no me extraña... La feria de Málaga acaba de terminar, y aunque este año no andaba yo con cuerpo de juerga (menos mal, aún nos recuerdan del año pasado en algunos locales), es inevitable el momento borrachera. Prometo documentar gráficamente este testimonio en próximos posts... Ahora tengo internet en mi piso de Málaga, y quiero obligarme a escribir mucho más a menudo (en serio, palabrita del niño... DiOs).

Pensaba que los momentos de exaltación de la amistad ya no iban conmigo... cosa que quedó completamente en evidencia el jueves, cuando Javi y yo, sentados en la barra de una bar ya cerrado, con la copa en la mano, nos abrazabamos casi con lágrimas en los ojos. Y fue genial. Le voy a echar tanto de menos que no puedo ni siquiera pensar en cómo serán las cosas cuando él no esté. Snif, snif. Afortunadamente mi amistad con Javi (y Carola, claro) es de esas pocas certezas que se tienen en la vida... Tener pilares de este tipo viene genial cuando uno anda buscando caminos que recorrer, y anda perdido, o perdido a medias. Aunque tengo que reconocer que la sensación de "poder hacer lo que quiera con mi vida", tirar para donde sea, es brutal. :D

Pues eso, que estamos en verano, que las cañas fresquitas están más ricas que ná, que una copa (o cinco) a veces vienen de puta madre, y que no es malo beber, e incluso "vivir". ;)

Mañana más.

5 Criaturas se han pronunciado al respecto:

Robe dijo...

Yo viví, lo que es viví... he vivío pero una hartá.

Sí, por más que pasan los años los momentos "exaltación de la amistad" no cesan, es más se incrementan, aunque no cuantitativamente sí cualitativamente!

A mí espero que no me recuerde nadie de la feria... Ninguna de las amigas de Germán, ninguna de las amigas de Inma, etc, etc, etc. Los recuerdos de este año van a ser internacionales! ;)

Anyway, chikitina, nos estamos encontrando demasiado a menudo en los mismos clubes y terapias... y no, no me llamo Robert Bolson!!

Mucho ánimo!!!

Monty dijo...

Parodiando a vuestro vecino mas famoso e internacional:

Vives para beber??

O bebes para vivir??

Si aun lo estas pensando es que ya has respondido.

"No es lo que bebo, es lo que soy"

jajajaja :-P

El beber es como el dinero. No da la felicidad pero a veces ayuda. En tu caso te ha ayudado a darte un abrazo emotivo con tu mejor amigo. A ver si hay suerte y te ayuda tb a decidirte a subir a Madrid. Que aqui hay algunos que te esperamos con los brazos abiertos, hermanita :-D!!

Un abrazo enorme, guapa! Y gracias por la charla de esta tarde :-) Eres un sol. Ah, siento lo del movil, pero es que vaya dos que nos hemos juntado, por diosss jejeje



http://skymontymusic.blogspot.com

Oneyed-Jack dijo...

Curiosa anécdota...hay que ver para todo lo que dan las confusiones lingüisticas.

Podría comentarte algo aquí, pero me lo guardo para una entrada propia xD

De todas formas, con respecto a los efectos del alcohol...las fases de una borrachera no se pueden evitar <(euforia, glosolalia, exaltación de la amistad, teleportación a otros bares y posibilidad de hacer potaje)> asi que me temo que pasarás por más borracheras y exaltarás a más amigos, no te preocupes xD

Un saludo!

Juampe dijo...

Yo siempre brindo por la exaltación de la amistad.

Gasta cuidado con lo que dices de los porros a ver si te cierran el blog los locales...

P.D. Perdón por aquel abrazo húmedo, se volverá a repetir en cuanto tenga la posibilidad.

Psicologa Solteeera... dijo...

Anda que... vaya tela con los malaguitas! Juampe... ese abrazo húmedo, ejem, prométeme que nunca mais! Por favor! Dios, que asco dábais! Y te lo digo desde el cariño, claro. A mi los abrazos me parecen cojonudos, pero nunca cuando hay ingentes cantidades de sudor en SOLO uno de los dos cuerpos (y cuando no es con fines... o con principios de... ejem, calla, que se me ha ido la olla... en que estaría yo pensando, Follardo? digo, Ricardo...) Cuando pensaba que la tarde no podía ser más absurda, de pronto vas y me abrazas, to sudao, y luego llega el largo y tres cuartos de lo mismo! Bueno, el largo añadió comentarios, en su línea... Os habéis recuperado ya del mundo CASETA DE FERIA? Pobres, vaya historia la vuestra (para el que no sepalo acontecido, el titular era: la poli les cerró la caseta tres días nada más y nada menos).

Monty, no se me preocupe por la batería, evidentemente la culpa es mía por no haberme llevado el cargados a casa de mis padres... Tan grande y tan chica para algunas cosas! Jummm, veo que has aprovechao para publicitar tus movidas... me parece mu bien! Niños, este muchacho no para de hacer cosas guays!

Barbas... muy mal, guardándote información para tu blog! Ya veo de que pasta estás hecho... Mu bien, vale, valeeee. De todas formas, tampoco sería tan interesante... ejem.