jueves, 21 de junio de 2007

Es que he estado maliiiiita...

Anginas, señores, anginas! Amigadalitis o como queráis llamarlo. Ayer el mal acampó a sus anchas en mi organismo (y no el mal Muajaja, que a todos nos gusta, sino el mal MAAAL). Imaginaba mi cuerpo plagado de esos bichos tan feos de nariz roja de Érase una vez la vida... (La vida es así, la vidaaaaa, la vida es así, la vidaaaaaa, llena de luz, llena de color [...] una flor que se abreeeeeeeeeee, en el centro de tuuuuu corazooooon...). Pues eso. Con fiebre te puede pasar de todo. A mí me dio por llorar.

Hacía ya mucho tiempo que tenía ganas de darme un buen festival a moco tendido, pero curiosamente, y en contra de lo que siempre me ha sucedido, no era capaz. Empezaba con dos lagrimitas tímidas y discretas... y poco más. Pero ayer, arropada hasta los ojos, sudando la fiebre, fuera de casa, sentí libertad absoluta para llorar... y lloré. Y lloré. Ni siquiera sé qué pensaba realmente mientras me retorcía en la cama con el pecho ya cogido (esa es la mejor manera de llorar)... sólo sé que en el fondo, echaba de menos mi casa. Y mi casa no es un espacio físico... Vulnerable hasta los ojos, mínima me sentí, y no quería ver a nadie, pero en realidad... ¡Ains! ¡Qué no sé estar maliiiiita!

No llamé a mis padres para decirles que estaba mal... y cuando se enteraron ya de noche, se enfadaron porque no les había avisado... No sé por qué me cuesta pedir ayuda cuando estoy enferma, si soy la primera que está ahí (o eso creo) cuando a alguien le hace falta... Aún habrá restos de coraza (Sergio, por Dios, si al final tenías razón... ¿qué
hago empleando esa expresión?), o es que soy rematadamente tonta (tssss).

Generalizando este concepto, y extrapolándolo a otros ámbitos de mi vida... SI, aún hay restos, pero ya no los quiero... Como dijo mi madre una vez (las madres tienen el don de la Frase Lapidaria en el momento adecuado): eso, niña, es precisamente vivir... Y es que llevado al extremo: “Entre el dolor y la nada, elegí el dolor”, que si lo dice Nacho Vegas... Amén.

Para ganar hay que arriesgar. Tópicos del día a día, vol. I.

Y yo no quería ponerme densa, ni contar penurias, que para eso ya tenemos la tele, los periódicos, a Hacienda, a Sánchez Dragó y como no, a Cristina Rosenvinge (por favor, que alguien le haga una trasfusión con algo de sangre)... peeeeero ¡así son las cosas! Ya se sabe que EN LOS BRAZOS DE LA FIEBRE...

Pongamos todos una copla alegre (sí, he dicho copla), y cantemos a grito pelao, pocas cosas sientan tan bien como eso.

¡Un besitooooo¡

6 Criaturas se han pronunciado al respecto:

Monty dijo...

Como jode estar malo. Y mas si se esta solo. Y lo de llorar es la leche. Con lo bien que viene siempre y lo mucho que nos cuesta... manda huevos.
Nos tenemos que poner a 40 de fiebre para llorar a moco tendido ayy somos un misterio Mamen, somos un misterio... :-P

Un beso y a expulsar a esos bichejos de nariz roja (que gran serie) a base de golpes de teclado.

gaspar dijo...

Copla alegre y pones a Bumbury?
Esteeeee, no comments...
P.D. Bumbury es apellido francés, fijo. Puto afrancesado.

Juampe dijo...

Por lo críptico que es , a veces, esta entrada de hoy diría que aún te quedan unas decimas.

Como somos... necesitamos estar solos para llorar pero después nos gusta contarlo... si es que el animal humano es raro es incoherente.
Si te vas a deshacer de la armadura sé de un chatarrero que hace obras de arte recicladas con esas cosas que te la puede pagar a buen precio.

"...nos robó el corazón siendo una psicologa soltera y soltera debe permancer..." soltera y viva. No te mueras Mamen! xD

Como copla alegre yo elijo para hoy "Bolillon" de los sempiternos Shanclas.

P.D. Es que Bumbury nunca se ha parado a pensar por que mataron a Lennon?

Oneyed-Jack dijo...

Si tenías ganas de llorar y no podías...si es la fiebre la que te ha soltado lo suficiente, bienvenida sea por esta vez.
Mientras sea solo llorar y no irte haciendo el pingüino hasta el palo, un par de días en camita no te vienen mal!

Cuidate Alpargatilla, que me tienes que durar, si no yo con quien me meto by messenger!

Un saludo! (all is full of love, as Björk said)

lorena dijo...

Yo, que soy de naturaleza mandona, cuando más echo de menos a mi madre es cuando estoy mala...y es que la paciencia infinita de una madre no tiene precio. -Me duele mamá- Ya lo se hija - Traeme esto- Toma - Traeme lo otro, anda - Toooma- No puedo despidad- Vicks vaporús- y así sucesivamente hasta que te ve fumándote un cigarro a escondidas en la ventana...ahí, se acabó el chollo.
Ponte buenaaa que por aqui ya se te necesita!!!!! besos

pepitadelospalotes dijo...

Hola guapa. Coincido con Juampe en que aún debes estar con algo de fiebre, o quizá sean los medicamentos.
Estar malita fuera de casa es horrible, yo soy una experta en eso, ¿te acuerdas de la gastroenteritis en casa de Javi el año pasado? -"Estoy muy mal" dijo mientras se recostaba en el suelo del hospital, frente a un recepcionista atónito.- En diciembre, en Egipto, me volvió a dar un xungo, esta vez un corte de digestión.
En fin, nena, no puedo cuidarte desde aquí, pero te mando un curasanaculetederana internáutico y seguro que mañana estás con fuerzas para afrontar lo que te echen.
(pd. Juampe: Juaaaaaaaa, me ha encantado tu ácido comentario sobre Bunbury-Lennon, y eso que soy fans total de los Beatles, pero si tienes razón, tienes razón)